2008-12-04

Diseños idiotas.

Por alguna razón, todo mundo se siente con la obligación de reinventar de tanto en tanto la interfaz de usuario. Algunos "reinventos" pueden ser agradablemente exitosos como lo fue MacOS, Windows95 (tanto que a Microsoft tuvo que ponerle un sistema operativo de verdad en 2000 y traje de payaso en XP). Lograron rehacer la IU en Vista y en un montón de aplicaciones sueltas como el Messenger, Office y demás, donde las cosas dejan de funcionar como estás acostumbrado ("¿Donde quedó el menú de Archivo"?) y la posterior necesidad de un reentrenamiento en las aplicaciones.

Curiosamente -aparte del soporte- desde que existen interfaces gráficas de Linux se han dado discusiones religiosas a nivel de jihad sobre si había que imitar a MSFT o hacer algo propio, y la propuesta de imitar era para que hubiese suaves transiciones de los usuarios desde el entorno Windows a GNOME o KDE.
Bien, pero además está la web, animal con vida propia que existe en cada navegador y que desgraciadamente no está sujeta a un diseño pensado y consistente como pueden ser los entornos gráficos de sistemas operativos -que incluso tienen guías de estilo para el diseño.
Per una vez dentro del navegador, pareciera que todo mundo desea que su aplicación web sea "linda" y de preferencia costosa para cobrarla bien al cliente, para hacer feliz al personal de relaciones públicas e imágen y para saturar las pupilas con colorcitos y funciones pirotécnicas completas. Lástima que tanto "Eye Candy" parece terminar generando "Eye Diabetes".

Va el ejemplo anecdótico:
Ayer, como cualquier ciudadano del mundo se me ocurrió preocuparme por mi (enorme) deuda en tarjetas de crédito ante lo que viene en el corto plazo, así que decidí visitar ese chistoso acrónimo de "Comisión Nacional Para la Protección y Defensa del Usuario de Servicios Financieros" (Joder, si desde el nombre es rimbombante ¿Que esperar de su sitio web?).

A modo de disgresión:
Mi malsana intención era ver cual era la tarjeta de crédito con el menor costo anual total para intentar renegociar mi deuda de Banamex "D'Super" que amenaza con comerse a mis nietos primogénitos, además de todo lo demás.
Que de todas maneras se los va a comer, ya sea como ofrenda a los dioses del dinero, como cautivos del sistema fiscal que pagará la deuda impagable a los bancos que en México ya maman de la teta fiscal, que en USA ahora hacen lo mismo, y que pronto volverán a "rescatar" en México.
Fin de disgresión. Mejor sigo con el tema y escribo de los rescates después.

Finalmente, tras una navegación casi de monkey tester, di con la página de marras, donde esperanzadamente quería ver el CAT de todas las tarjetas de todos los bancos. Oh, decepción. Me encontré esto:


Ni modo. A seguir buscando. Y me encontré esto otro:





Bien: para comenzar tengo más tarjetas que las que reportan allí (y conste que me falta un buen de bancos), todas con CATs diferentes aún siendo del mismo banco. De manera que su "información" sirvió para dos cosas: para nada y para pura chingada fregada.

Con la esperanza de que hubiese más información busqué que hubiese un indicador de siguiente página (el típico >>) pero no. Hasta que por mera casualidad pasé el cursor por la esquina superior derecha y ¡La página comenzó a doblarse, oh yeah, que fancy, que bonito, que cool!
Claro que hay que arrastrar el cursor hasta la linea de cosido para que la página de la vuelta y pueda ver que... no hay más información relevante.

Supongo que el diseñador se siente realizado casi en la misma proporción que yo descepcionado.
Si bien flash es una preciosa herramienta, si lo que se desea es información accesible y clara, esta paginita es una perla de lo que no se debe hacer.

Lo bueno es que si fue licitado, alguien ya ganó una lana.

1 comentario:

Mr.Wall dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.